El Rincón de Pao…

DESHABITADA

No estoy-
O será, Jaime, que nunca estuve lo suficientemente viva
Y hoy que me faltas, no estoy lo suficientemente muerta.

Mi esperanza es una víscera caliente

una entraña hija de nadie que no recibirá

la compañía y función de un cuerpo- por tanto, inútil y vacía.
La muerte, minúscula como hormiga,
se revuelve sobre el saco roto de mis huesos,

revolotea, gime y se estira hacia dentro.

Como escarabajo mermado en sal estoy
Reducida al pétalo que se ha muerto contigo,
Desequilibrada entre las orillas de tu memoria

condenada a vivir muerta y a recordar una muerte rebosante de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *