La Infamia… entre chiles, narcotráfico, campañas negras y los Monreal: expediente Limpio

Reseña:

Guillermo Hernández Z.

 

Y llegó la hora de La Infamia… un documento histórico que nos traslada a Fresnillo, el rancho, el campo y hasta el mismo Plateros; de la mano de los Monreal lo  mismo Cándido, Ricardo, David, Saúl y la propia Caty, donde nos exponen las vicisitudes, amenazas, campañas negras, agobios, desalientos y una lucha constante por desenmascarar a los Infames… que siempre quisieron manchar a la familia Monreal, el pecado:  enfrentarse al sistema en el 97-98 con la salida de Ricardo Monreal del PRI y convertirse en la primera alternancia política en Zacatecas, luego de años de jetatura priista.

 

Un documental donde se presenta de manera concreta y sin ambages, la lucha contra todo un sistema político-corrupto-hegemónico que representaba el poder de esos años y su tarea persecutoria sobre todo aquel que osase oponerse al sistema establecido. Observaremos cómo el mandato de esos tiempos echaba mano de todas sus argucias desde acusar de narcotraficantes a simples campesinos, perseguir por sistema a opositores.

 

Sin embargo, también nos recrearemos de cómo una familia desde sus orígenes campesinos busca su superación, influenciados por el liderazgo del padre de la familia Monreal, don Felipe, su andar campesino, sus directrices para ser diferente y hacer que los suyos sean también otros exitosos y estudiosos hijos.

 

A través de La Infamia gozamos, olemos y admiramos el bendito campo zacatecano, su esplendoroso buqué a tierra colorada y vida animal; conjugado con ese interés muy humano de David Monreal al testimoniar su deseo de respaldar a la juventud a través de la preparación y el estudio.

 

En esta proyección no podía faltar también la evocación y emoción de revivir, según testimonios de actores políticos que vivieron esa etapa, del Monrealismo 98, un verdadero encuentro libertario de la sociedad y el liderazgo único de Ricardo Monreal, poseedor de la primera alternancia política en Zacatecas, desde tiempos inmemoriables de la presencia priista en Zacatecas.

 

Pero no todo fue miel sobre hojuelas o movilización y libertad; no, fue época de luchar por la dignidad, la democracia la supervivencia política, porque vendría el costo político: Unas largas, extensas y penosas campañas negras que habrían de serpentear mente y existir de la familia Monreal por días, meses, años…

 

Una pesada losa cayó a la familia, la orquestación gubernamental de vincular a la misma con el narcotráfico; Cándido Monreal de ser un campesino chilero, sembrador de avena y frijol, tener eso sí una deshidratadora, con sus diversos instrumentos, pasó, según le informa la PGR de esos tiempos que le “encontraron 14 toneladas de marihuana” en su centro de trabajo en mención… Y todo por revelarse al sistema, Ricardo en el 98.

 

Se detalla en este documental la persecución de la extinta PGR de esa etapa a trabajadores de Cándido; además de que fuerzas policiales incautan todo lo que encuentran en la deshidratadora… Y todo para que como siempre, al final del fin de estos enredos polijudiciales se encontraron con un: Expediente Limpio. “Acusaron y nunca encontraron nada”. Empero, los ataques continuaron y continúan a la familia Monreal, con las mentiras de siempre…

 

Ataques y campañas negras que a la vez siempre fueron contrarrestadas por el quehacer, beneficios y entrega del Monrealismo, sobre todo, ya en la gubernatura Ricardo Monreal, donde se palpó claramente el progreso y bienestar de los zacatecanos, que por cierto, actualmente todavía muchos dan testimonio de ésto; así se combatió la guerra sucia.

 

Un ejemplo contundente de esta guerra sucia, lo aporta en este documental La Infamia, el reconocido y prestigioso periodista, Jorge Meléndez, quien testifica que fue usado por el gobierno federal, para atacar a Ricardo Monreal: “me utilizaron” lo sostuvo el periodista frente al ahora senador y hermano de David. El objetivo era destruir a Ricardo, a la familia y a David.

 

Aunque no todo es  sinsabor y sufrimiento, en este testimonial, donde en un apartado del mismo, David se pronuncia por apostarle al campo mediante el cultivo del frijol, el procesamiento de leche y la carne, para encauzar regiones zacatecanos de este ramo con políticas de apoyo, porque “el campo es la solución y no un problema”.

 

Incluso, recupera el mencionado su disfrute de la libertad e impulso del canto , las artes, la plática y hasta el deporte; resaltando que habría que ver al deporte no solamente como negocio, sino también como una conducta formativa que consiga jugadores y atletas de alto rendimiento.

 

Mientras que en minería, David Monreal, propone un desarrollo integral del oro, plata y zinc, para así alcanzar una transformación comunitaria en razón de la materia y proveeduría minera.

 

Así entre los chilitos poblanos, las tristezas monrealistas, las pinceladas alegres y unidas de los de Fresnillo, transcurre La Infamia, con sus colores y sinsabores; se puede admirar el rancho de los Monreal, esfuerzo de casi 100 años de sus abuelos o de sus bisabuelos, los ancestros siempre presentes en la fuerza familiar. También se destaca al núcleo familiar como su principal valor y primera inspiración “de mi vida” sostendría Ricardo Monreal.

 

No falta la vueltecita al Santo Niño de Atocha… o el paseo por las nubes de la tierra que los vio nacer porque “en el campo siempre se ilusiona uno mucho” nostálgico soltaría David Monreal…

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *